domingo, 5 de septiembre de 2010

El martes a las 6 pm tomése El Goce con La Estrategia del Caracol!!

Continuando con nuestro ciclo de fotografia y comunidad, lo invitamos a que se tome una aguapanela y vea con otros transeuntes y mutantes callejeros "La Estrategia del Caracol" de Sergio Cabrera. Lxs invitamos a que se tomen las calles!!!!
ARTE EN DEFENSA DEL TERRITORIO!!!
Martes 7 de septiembre 6:15pm
eje ambiental o av. jimenez con cr. 1 esquina nor/oriental (al frente del Goce Pagano)




La estrategia del caracol (1993) Sergio Cabrera
Un rayón en la cara
Por Sebastián Gómez

“Ahí tienen su hijueputa casa pintada” Los de afuera, los de adentro, el tinterillo, el culebrero y una estrategia. La casa uribe la quieren desalojar y toca resistir a sangre y fuego como en el caso de la pajarera, pero parece mejor reinventar nuevas estrategias de resistencia para ganarse los espacios negados. “Una luminosa gesta que no ha sido debidamente asimilada”. En la casa uribe vive la Colombia de los 90s, un travesti, un ciclista, un eterno estudiante de derecho y una matrona. El líder de la revuelta es un viejo anarquista español quiere robarse el lugar, crear una ilusión, una falsa fachada, para luego desaparecer con una frase contundente. Su empresa no es individual sino requiere de trabajo colectivo. Una tarea en apariencia imposible que trasforma el espacio y dignifica a los residentes. Todos se conjuran para resistir al apetito mercantil de un yuppy. Lo humano, lo sobrehumano, el cielo no es neutral y se pone de parte de la comunidad. La Virgen se aparece en una de las paredes del apartamento de doña Trinidad, dando comienzo al desalojo del desalojo, al cambio de piel, a la conquista de otros territorios.
La estrategia del Caracol es una de las más importantes películas colombianas. Se dice que es una obra de realismo mágico y tradición popular. Sin embargo, más allá de su influencia Garciamarquiana, deja un precedente en la historia del cine local, marcado por hasta entonces comedias fáciles y argumentos televisivos. Partiendo de una historia típicamente Bogotana refleja la situación de desplazamiento, intereses mercantiles y la idiosincrasia de la época. Una historia microscópica, es la puerta de entrada para entender la realidad de una cuidad acorralada por intereses privados que ocupan el espacio, borran la memoria de los lugares y generan desarraigo. Para eso se necesita la narración de un culebrero, que te lo va contando todo sin ton, ni son, de una, sin marcaditas, sin adornos, tal y como es, con el encanto de la palabra, como el recuerdo de una gesta heroica, con la gracia del contador de historias.
Han pasado más de 20 años y la película sigue manteniendo su fuerte carácter simbólico. Nada ha cambiado, el desalojo se mantiene, los yuppies ahora tienen blackberry pero sigue respondiendo a un desarrollo desbocado totalmente excluyente, donde no importa si eres dueño de un lugar, arrendatario o ocupa, debes responde a una lógica capitalista de despojo. Pero antes de que esto pase, al menos un madrazo se merecen esos manes, por lo menos un rayón en la cara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada